lunes, 11 de febrero de 2008

Bogotazo




















Se conoce como Bogotazo al período de protestas y desórdenes surgido después del magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948 en el centro de Bogotá (Colombia).
Los hechos tuvieron lugar en el centro de la capital, en la puerta de salida del despacho del caudillo liberal, cuando un joven disparó sobre el político.
Juan Roa Sierra fue sindicado como el asesino, cosa que no fue comprobada.
Ese día hubo saqueos, principalmente en el centro de
Bogotá, a lo largo de la carrera séptima inicialmente pero que luego se fueron esparciendo por gran parte de la ciudad para terminar extendiéndose a varias ciudades de Colombia. Además de los saqueos, hubo incendios provocados por los manifestantes; incendiaron los tranvías, iglesias, edificaciones importantes y los mismos locales saqueados.
En un principio la policía intentó tomar control del asunto, pero luego, algunos policías y militares se unieron a la
revuelta propiciando armas y esfuerzos, mientras que otros tomaron las armas y abrieron fuego sobre los manifestantes.
El saldo fue de varios cientos de muertos y heridos, la parte central de la ciudad destrozada y el inicio de una época de violencia a nivel nacional.
Diversos analistas consideran que las consecuencias de este hecho contribuyeron a la creación de posteriores movimientos guerrilleros como las
FARC y el ELN.

Un pueblo que salio de la sombra creada por un monopolio politico; una sociedad que por miedo a no tener garantias, y tampoco ser respaldados, se impuso creando un regimen de caos, anarquia y violencia; desatando así un sentimiento encausado en resentimiento e intolerancia generada por la incertidumbre, la impotencia y la mas completa ignorancia de un pueblo sublevado, con el fin de encontrar respuesta a un interrogante de paz, que hoy en día todavía buscamos por los mismos medios.




Con el 9 de abril de 1948 no sólo la historia del país se partió en dos, también la historia de la Carrera Séptima de Bogotá, señala con acierto el urbanista e investigador Jacques Aprile en su libro El impacto del 9 de abril sobre el centro de Bogotá. A partir de esa fecha, continua Aprile, el urbanismo, las obras públicas, la ingeniería y la arquitectura experimentaron acentuados cambios acordes a las tendencias externas, las cuales ya habían empezado a operar desde años atrás en las políticas institucionales, con la llegada de urbanistas extranjeros como Karl Brunner. El asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán en el centro de Bogotá desató la espontánea indignación de una delirante multitud que se convirtió “en un río de protesta colectiva que invadió sorpresivamente los lugares sagrados, los escenarios de poder, los bastiones de la oligarquía” . Así, tras la tarde del 9 de abril de 1948, buena parte de la fisonomía bogotana se transformó; sin embargo, como lo comprobó Jacques Aprile, la campaña “intoxicante” de la gran prensa colombiana exageró las pérdidas materiales provocadas por la revuelta popular; Aprile advirtió un marcado desfase entre los titulares de prensa y su ilustración gráfica, en su investigación concluyó que “aunque los incendios no afectaron más de 136 construcciones en más de 30 manzanas, el efecto psicológico que se originó en la superchería de una descripción apocalíptica, sirvió de legitimación a la posterior operación de conjunto con miras a la reconquista general del viejo centro”. Y es que para Jacques Aprile existe una sospechosa coincidencia entre el apresurado trabajo de urbanismo estratégico-militar tras la insurrección de la Comuna de París de 1871, encargada al barón-prefecto Haussmann y la sublevación del 9 de abril de 1948, que desembocó en la inmediata ofensiva de reconquista del centro.


El 9 de Abril de 1948 comenzaron a desaparecer para siempre del paisaje de la ciudad esos testigos y compañeros de días de trabajo y noches de bohemia, convertidos ahora en mensajeros de cólera. Se fueron con el humo del odio. Suenan los últimos tiros. La ciudad, arrasada por el fuego, recupera el orden. Al cabo de tres días de venganza y locura, el pueblo desarmado vuelve al humilladero de siempre a trabajar y tristear.








3 comentarios:

Dianita! dijo...

Este sin lugar a duda, es un acontecimiento importante en la historia de Colombia,no solo por la creacion de grupos guerrilleros sino tambien es la muestra de un pueblo cansado de politicos corruptos, ya que Gaitan pensaba en el pueblo, y en el bien de la comunidad, y solo por la competencia enter partidos politicos (liberal y conservador) hacen lo que sea por el poder.

luisa cavanzo dijo...

el pueblo esta cansado, y no cansado de hace unos años, si no que viene cansado desde hace muchas decadas, y eso podemos verls en el bogotazo.
todos estamos cansados pero nadie hace nada, los lideres que han surgido y han prometido hacer ago bueno por nuestro pais han sido dados de baja , jorge elcer gaitan, luis carlos galan, alvaro gomez etc.
tenems gente que lucha por los pobres, otros que luchan por los ricos, delincuentes, narcotraficantes, asesinos personas buenas, pero en general, nadie hace algo por salvar su pais.

Tatiana dijo...

A lo largo de la historia del país, los representantes de partidos políticos de izquierda han sido asesinados quitándole al pueblo la posibilidad de elegir sus representantes. Jorge Eliecer Gaitán, Jaime Pardo leal, Bernardo Jaramillo,Luis Carlos Galán, son sólo algunas de las víctimas de la violencia en el país, sin embargo, lo más triste es que existen cada vez más motivos insignificantes para la violencia. Un ejemplo de ello son las barras bravas de los equipos de futbol que arreglan sus diferencias con violencia. Hace falta ser más más tolerantes!